Terrorismo bancario

A cuántos no les ha pasado? un tranquilo domingo en la mañana (7 u 8) cuando suena el teléfono… el primer pensamiento es “ahhh que rayos, no me levantaré es domingo”, inmediatamente después nos viene a la mente “si nos llaman a esta hora en domingo, debe ser una emergencia”, así que como de rayo, se ponen de pie y contestan el teléfono y aqui es donde se pone fea la cosa.

“Buenos días, llamamos de Banamex, buscando a fulano de tal, para que liquide su ceutna pendiente”. Yo entiendo que los bancos deben cobrar sus cuentas, de hecho están en su total derecho de hacerlo, el problema es cuando buscan al sujeto equivocado en la casa equivocada.

Tengo 2 meses lidiando con los incompetentes de Banamex, al parecer tienen a un deudor homónimo de mi hermano, pero que no vive en la dirección de nosotros (obvio). Me he portado de acuerdo a todo el abanico de sentimientos que es capaz de experimentar un ser humano. He sido amable, paciente, grosero, temeroso, desesperado, congruente, apacible, demente, juguetón y psicótico con ellos, para exigirles (primero era pedirles) que me dejen de molestar buscando a alguein que no vive en mi domicilio, sin tener éxito.

Por supuesto que muchas ratas de 2 patas que andan por ahí debiendole hasta la camiseta al banco, ponen pretextos similares a las  razones que yo doy, es por eso que Banamex jamás dejará de molestarme, en parte por incompetentes que no pueden corroborar un dato tan simple como una dirección y en otra parte, porque el grueso de la población deudora, no puede enfrentar sus problemas de frente y optan por esconderse.

Mi pregunta aqui es: ¿Por qué Banamex, no puede realizar un embargo, en vez de estar haciendo este horrible y desgastante terrorismo telefónico? Cómo es posible que “EL BANCO NACIONAL MEXICANO” no pueda ser eficiente y efectivo con el cobro de sus múltiples y morosos acreedores. Diría la típica frase de “por eso México está como está” pero la verdad no es solo por eso, y mucha de la culpa la tenemos nosostros como consumidores y como mexicanos.

He oido historias de gente que cmabio sus teléfonos o se cambiaron de casa con tal de que los dejaran de joder los del banco, pero me pregunto si es lo debido. Es decir, tengo años con mi número teleonico, mis clientes me llaman y mis amigos y familiares también, ¿Por qué rayos tendría que dejar todo eso soloporque unos incompetentes no pueden hacer su trabajo eficientemente?. Para mi esto es terrorismo, andar acechando todo el día a una persona, en la mañana, en la noche y los fines de semana, con tal de que pague sus deudas atrasadas y cuando se equivoca solo Dios sabe de que son capaces estos inútiles antes de que se den cuenta de su error.

Aqui la respuesta es sencilla, necesitan dejar de delegar cada insignificante tarea a otro departamento, la persona que te hostiga debería tener el poder suficiente para corroborar los datos, pero como normalmente los que hacen las llamadas son simios entrenados solo para cobrar, resultan ineficientes y nefastos a la hora de los errores.

Como microempresarios tenemos una gran ventaja competitiva, normalmente uno es el que hace todo el trabajo de la empresa, así que cualquier error o disyuntiva que tienda a aparecer es rápidamente corregida. Oigo a muchos empresarios que se quejan de todo el trabajo que tienen que hacer (incluído yo por supuesto) pero realmetne es algo muy bueno, ya que podemos ofrecerle a nuestros clientes un plus que nadie de las empresas grandes puede hacer.

Una vez yo llamé a Tonicol para quejarme de un producto y saben que obtuve? … nada! nada en absoluto!. Una vez una persona habló para quejarse de gel de linaza shizen (mi empresa) y saben que obtuvo? un cambio de producto, una dotación extra y un servicio a domicilio, todo por supuesto sin cargo extra.

Debemos sentirnos orgullosos de meter las manos en todos los departamentos de la empresa, es en esta actividad donde reside la grandeza de los pequeños empresarios.

Published in: on enero 19, 2010 at 8:24 pm  Dejar un comentario  

La mercadotecnia del pánico

La fé mueve montañas y el pánico las hace bailar.

En estas semanas vivimos una convulsión social causada por la aparición de un nuevo tipo de virus de influenza. La información (y la desinformación) se propagó 10 veces más rápido que el mismo virus y las compras de pánico vaciaron ciertos productos de las tiendas.

Ante esta oleada, los empresarios con colmillo aprovecharon cada oportunidad para vender sus productos, desde tapabocas estampados, hasta camisetas con motivos de la antes llamada “influenza porcina”. De la misma manera aparecieron cantidades de geles antibacteriales, productos naturistas milagrosos y periódicos repletos de noticias amarillistas.

Apenas me puedo imaginar el gusto que les dió a las manufactureras de tapabocas al darse cuenta que sus ventas se dispararon a la estratósfera solo por una noticia, así mismo pasó lo contrario con las empresas que dependían del turismo.

Ninguna noticia puede favorecer a todos al mismo tiempo, algunos perderán y otros ganarán, lo importante es adaptarnos a las necesidades que cada día se manifiestan. Por ejemplo el que venda arbolitos de navidad en mayo seguramente se iría a la quiebra en 3 meses, pero aquel que empiece a venderlos en octubre/noviembre, tiene asegurada una participación en el mercado.

A mi muy personal punto de vista, me imagino que con el encierro nacional que tuvimos la oportunidad de gozar, las empresas de entretenimiento en casa como la renta de películas, los alimentos para llevar, los productos de higiene y los medios de comunicación encabezaron la lista de productos de “primera necesidad” durante este período de contingencia. Las ventas se elevaron de la noche a la mañana, los productos estuvieron en boca de todos gracias al marketing viral (no tiene nada de ver con la influenza, se le llama viral a las estrategias de mercadotecnia que se pasan de boca en boca rápidamente) y muy probeblemente las empresas crecieron considerablemente gracias a esta situación pasadera.

Ahora yo me pregunto, qué pasaría si fuéramos tan sensibles para detectar todas y cada una de las oportunidades de esta índole? Seguramente aquellas personas trabajarían 3 meses al año y serían sumamente ricas. El problema es que solemos casarnos con nuestras ideas/empresas, como si no fueran a perecer jamás, siendo a veces más coherente hacer empresas “desechables” en esta era del “úsese y tírese”. A veces tendemos mucho a pensar en maquinaria, personal, etiquetas, canales de distribución y estudios de mercados, cuando en ocasiones es necesario actuar rápido con el outsourciong como herramienta y llevar a cabo nuestros proyectos lo más rápido posible para aprovechar el inicio de una nueva tendencia por más corta que sea.

Si hoy alguien quiere poner una fabrica de gel antibacterial y compra maquinaria europea, una nave industrial fuera de la ciudad y contrata miles de empleados para surtir las necesidades de todo México, seguramente será una mala idea, ya que el tiempo que le tome hacer todo, será el tiempo en que la moda del gel antibacterial dure, así que al final del día, tendrá la nave industrial, los empleados y las ventas por el suelo. Por otro lado si alguien en pequeño manda maquilar el gel, con unas etiquetas improvisadas y se pone a venderlas directamente al usuario por tiempo limitado, seguramente sus utilidades serán bastante considerables en comparación de la inversión y por supuesto dejar el negocio cuando la ola se desvanezca.

Solo resta la pregunta que separa a los ricos de los pobres: Qué nueva tendencia está apunto de empezar y no estoy aprovechando?.

Published in: on mayo 5, 2009 at 10:58 pm  Comentarios (4)  
Tags:

Es solo un juego?

El día de ayer jugué una partida de monopoly, con unos amigos de la universidad y me di cuenta de que en los negocios hay algo más que pura suerte.

En verdad monopoly es un juego donde mucha parte tiene que ver el azar, sin embargo las decisiones tomadas en el juego son fundamentales para poder tener una posición estable y no se diga, ganar el juego. Al igual que en la vida diaria, tenemos que tomar decisiones financieras que involucaran un riesgo, negociar con los competidores y un estudio básico de la probabilidad. Por ejemplo, existen 36 posibles combinaciones de números, donde el más probable es 7 (6/36) luego le siguen el 6 y el 8 (5/36)  posteriormente el 5 y 9 (4/36) seguidos de 4 y 10 (3/36) en seguida 3 y 11 (2/36) y al final los más improbables 2 y 12 (1/36). De la misma manera, sacar dobles, es tan probable como sacar 6 u 8 (6/36). Esto quiere decir que un poco menos de la mitad de los tiros de un jugador caerán entre 6 7 y 8 y es fundamental para tomar decisiones financieras.

Lo mejor que se puede hacer en el monopoly es comprar propiedades juntas, es decir, poseer todo un lado del tablero, de esta manera “aseguramos” que los jugadores caigan en nuestras propiedades (basados en las estadísticas), al contrario de la creencia popular de que es mejor tener propiedades separadas por todo el juego. Así mismo, financieramente hablando, es mejor poseer propiedades de mediano valor, puesto que es más fácil llenarlos de casitas y los jugadores no se van a la bancarrota inmediatamente, lo que hará que se hagan de más dinero para volver a caer en nuestras propiedades posteriormente.

Todo esto, la gente lo ignora al jugar puesto que “solo es un juego”, pero si se estudia un poco, se podrán dar cuenta que poco tiene que ver el azar y mucho las decisiones que se tomen en el juego. Una vez sabiendo esto, el construir casas en las propiedades o negociar entre jugadores es más sencillo, puesto que ya sabemos que queremos lograr.

Ok, esto fué solo la introducción, en la vida real a veces queremos simplemente confiar en la suerte y sacar el producto que se nos antoje, sin embargo hay cosas muy sutiles que están escondidas de la vista a las cuales no ponemos atención. Si queremos poner un negocio normalmente tomamos estas variables a considerar:

  • Hay competencia? qué tan cerca?
  • Cuánto me cuesta producir? a cuánto tengo que vender?
  • Cuál es mi público meta?
  • Qué horario voy a escoger?
  • Cuánto tengo que vender para pagar los costos fijos?
  • Qué tan rápido voy a recuperar la inversión?

Estas son las preguntas básicas que nos hacemos como emprendedores, pero muy rara vez nos sentamos a ver las variables  “escondidas”. Por ejemplo, no sería un buen negocio poner una fuente de sodas en el desierto? cuando vas por ahí vagando con solo un camello y ves una fuente de sodas seguramente llegarías a ella, además no hay competencia! a nadie se le ha ocurrido!. Obviamente lo que faltaría analizar en este absurdo ejemplo es que realemente no hay competencia puesto que no hay mercado! no todos los días se pierde gente en el desierto en la misma ruta (sin mencioanr si traerán o no dinero).

Hay muchas cosas que debemos tomar en cuenta para poner un negocio, no todo es ubicación y un buen producto, también necesitamos ver si el público meta al que queremos llegar pasa por nuestro negocio, a la hora que abrimos con dinero suficiente en el bolsillo como para pagar nuestros productos.

Ejemplo: Es una buena idea vender tenis deportivos afuera de un parque donde la gente va a hacer ejercicio? Es ofrecerle un producto directo al público meta, en las horas que lo necesita, sin embargo, cuando sales a hacer ejercicio normalmente solo lelvas las llaves y el celular, tal vez necesites zapatos en ese momento, pero el vendedor solo te recordará que debes ir a comprar zapatos a una tienda especializada.

Como podemos ver, no todo es llegar con el producto al cliente potencial en cualquier momento, el tiempo es una variable que no todos consideran pero es muy importante. No es lo mismo poner una taquería familiar que una taquería para jóvenes que salen de antro los fines de semana, aqui el horario lo es todo.

El tiempo solo fué un ejemplo de tantas  variables que parecen esconidas ante nuestros ojos, si las preguntas que se plantean para poner un negocio parecen fáciles de reponder, desconfíen. Normalmente el proceso de estudio es un tanto complejo y lleno de variables a considerar, así que más vale que se sienten y se pongan a considerar cosas que crean hasta cierto punto vanales, para dejarle al azar el margen lo más posible reducido.

Ahh y por cierto, ayer gané el monopoly jaja fuí tan rico que terminé en posesión de absolutamente todo el dinero del juego… ojalá así fuera de sencillo en la vida real.

Published in: on marzo 17, 2009 at 4:03 pm  Comentarios (3)  
Tags: , ,

Si pega en Guadalajara, pega en cualquier parte

Esta es una de las frases que nos inculcaron muchísimo durante la carrera a todos los estudiantes de mercadotecnia del ITESO, la ciudad más cerrada para la entrada de nuevos productos en la república mexicana, es precisamente Guadalajara, Jalisco.

Bueno, esto no es del todo cierto, hay otras ciudades para pruebas piloto como el DF y Monterrey, pero Guadalajara es conocida por su público tan poco abierto a nuevos conceptos. Esto se vive día a día, las empresas familiares lejos de crecer se dedican a cuidar sus clientes actuales sin mover nada de lo que tengan hecho “no vaya a ser que se descomponga” y todos los nuevos proveedores de servicios o productos novedosos pasan inadvertidos ante las narices de estos ejemplares empresarios.

En mi apreciación de los hechos, cuando yo me he dedicado a abrir nuevos canales de distribución en Guadalajara, me he encontrado con malas caras, renuencia a aceptar el producto y excusas estúpidas. La verdad que alguien llegue a tu negocio ofreciéndote absorber el costo del crédito y simplemente pedirte un espacio para anunciar su producto es una maravilla, pero todos lo ven como un truco o una molestia y no aceptan!. Por otro lado en ciudades menos aglomeradas, me he topado con gente mucho más sencilla y más abierta, por supuesto no en todos los lugares a donde voy tienen que ser un éxito, pero da gusto trabajar con personas que se interesen por los productos y q ue vean las oportunidades, donde realmente las hay.

Ok, si pega en Guadalajara, ya pegó en todo México (o al menos así dice el dicho mencionado), pero si no pega en Guadalajara? qué pasa? no pega en todo México? o solo puede pegar en otras partes que en Guadalajara?. Lamentablemente esto es difícil de contestar, tendría que ser una constante prueba y error, pero tener los recursos ($$) para lograrlo es algo complicado. Sin embargo a todos aquellos emprendedores de Guadalajara que  quieran empezar su negocio en esta ciudad y vean que no tiene el auge que esperaban mi consejo es que no se desesperen y primero traten de entrar en mercados un poco menos competidos (o personas más centradas) antes de tirar la toalla, después de todo… la inversión ya fué hecha no?.

También cabe mencionar que sería idiótico vender agua de mar embotellada a personas que viven en la costa, de la misma manera en Guadalajara existen miles de productos y servicios, además de una creciente hambre de copiar los modelos de empresa ganadores (piratear productos o copiarlos que no es lo mismo, pero es igual), así que por qué malgastar las energías peleando contra los monstruos enormes, cuando se podría ser el rey en una tierra un poco más alejada y con menos influencia de productos como los son los pueblos.

Veamos el ejemplo de León Gto. la capital mundial de la piel, si todos los leoneses vendieran productos de piel para León mismo, el mercado estaría más que saturado (y en verdad lo está un poco) sin embargo, saben lo que hacen y se dedican a exportar sus productos, ya sea al interior de la República o a otros países. El chiste es no copiar lo que hay solo porque es bueno, la idea aqui es agarrar lo que es sencillo de hacer y barato, obtener el know how e inmediatamente después venderlo EN DONDE NO HAYA!!.

El proceso de mercadotecnia por pasos sería:

  1. Realizar un estudio de necesidades latentes de las personas en un lugar determinado.
  2. Evaluar la competencia.
  3. Hacer una lista con los resultados arrojados y jerarquizar los productos o servicos que tengan la mejor relación entre costo/facilidad de ofrecerlo.
  4. Tratar de vender el producto por adelantado (labor titánica) o por lo menos conseguir donde colocarlo y por supuesto soportarlo con crédito.
  5. Fabricar el producto.
  6. Organizar la logística de manera que los puntos de venta nunca tengan carencias.
  7. Mantener un bajo perfil para evitar que salga la competencia como hongos.
  8. Esperar pacientemente (para que un negocio empiece por lo menos y bajita la mano unos 6 meses).
  9. Cobrar.
  10. Reinvertir (todos se queiren brincar este paso).

Ese es mi modelo personal, contiene un poco de escuela, un poco de experiencia y un tanto de sentido común. No significa que sea perfecto, sin embargo considero que tiene puntos que muchas personas dejan pasar en alto.

Suerte a todos los que van a emprender y mucho éxito para los que buscan como mejorar su negocio.

Yo no participo en esta crisis

Mi maestro de artes marciales me comentó de algo que realmente me dió mucho gusto escuchar, él me platicó que fué a la expo muebles (para los que no vivan en Guadalajara les diré que es una gran exposición para todos los muebleros de por aqui y de otros lados donde no solo se reunen fabricantes sino compradores) y en ella estaban repartiendo unos pines que decían “yo no participo en esta crisis”.

Para mi siempre las crisis, desde niño, me parecieron algo ilógico. Como si alguien dijera “toca jugar el juego de la crisis” y todos los adultos se pusieran a hacerlo al mismo tiempo. Ahora que soy adulto me doy cuenta que no caer en el jeugo es algo complicado, ya que a donde vayas, a la hora que sea la gente solo tiene algo en la boca; crisis.

Considero que hay males que nos aquejan a todos por parejo, pero hablar y hablar y hablar de ello no nos libera, al contrario parece hundirnos más. Imagínense que todo el día habláramos de algo que si nos va a pasar, la muerte. Cómo acabaríamos al final del día enterándonos cada vez más que gente cercana ha muerto?, en un punto no podríamos ni comer, ni reir o dormir sin el temor a la muerte que nos está acechando. Así mismo pasa con estas crisis, en parte están basadas en hechos (tal como la muerte) pero la gran mayoría es el pánico de la gente y la histeria colectiva. Por favor, despejemos la cabeza y el corazón, para poder percibir las cosas como son.

Yo no participo en esta crisis, me parece que fué una fantástica idea y no era solamente vano palabrerío, la expo Guadalajara creció sus instalaciones y lograron llenarla durante este evento. Esto nos demuestra que mucho de la crisis es solo miedo, tanto de los compradores como de los vendedores y hay que quitarnos esa mentalidad si queremos salir rápido de ella.

Yo el día de hoy no participo en la crisis, el día de hoy salgo a la esquina a gastar mi dinero en golosinas en vez de resguardarlo para aguantar “estos tiempos difíciles”, la vida es tal cual como es, lo bueno y malo nosotros se lo ponemos, pues hasta el día de hoy mis perros no se han quejado de lo duro que les han caído estos tiempos. Solo me gustaría saber quién va a dar el primer paso? casi siemrpe estas palabras suenan muy bonito y todo fácil, pero nadie da el primer paso hasta que algún valiente lo haga (y por supuesto testificar que no le fué mal durante el proceso). Mi propuesta del día de hoy, demos el primer paso y no nos fijemos que pasa, solo disfrutemos que por hoy yo no participo en la crisis.

Published in: on febrero 25, 2009 at 10:45 pm  Comentarios (2)  
Tags:

Negocios en el tercer mundo

Hacer negocios dentro del escenario actual no es cosa sencilla, por una parte tenemos a nuestra amiga la crisis internacional que parece que está pasando un rato muy agradable en compañía de nosotros y no planea irse en un buen rato, en la otra mano tenemos el creciente nivel de la población, la pobreza, la inseguridad y demás regalitos que nos deja el legado de un mal gobierno y un pueblo conformista.

Aunado a todo eso, todavía hay algunos héroes nacionales llamados “emprendedores” quienes lejos de estirar la mano y pedir pa’ un taco, proponen ideas y productos para las nuevas generaciones, esto por supuesto ayuda en la creación de empleos y aporta un granito al PIB anualmente. Sin embargo, a pesar de las trabas que papa gobierno y hermano mercado nos pondrán, todavía tenemos que lidiar con un enemigo poderosísimo; la ignorancia.

El día de hoy, decidí como parte de un ejercicio mental, salir a vender mi producto para expander mi mercado, acompañado de lo que podría convertirse o no en mi socio de trabajo. Es bien sabido que “tocar peurtas” es la parte más difícil del trabajo, pero una vez abierta una puerta, esta dara frutos por mucho tiempo, así que sin afán de fijar nuestra atención en los “no’s” fuimos a buscar personas abiertas.

El primer negocio que tocamos, tuvimos la “suerte” de hablar con la dueña, rápidamente me presenté y fuí al grano para demostrar mi producto, antes de terminar fuí interrumpido por “ahorita no, hasta el mes siguiente”. Perplejo ante la duda, murmuré un “mande?”  a lo que ella respondió “hasta el mes siguiente voy a ver a proveedores”. Rápidamente vi a mi alrededor, un “changarro” pequeñísimo, la empleada era la dueña y solo una silla para atender a sus clientes (así es, un salón de belleza), si fuera una empresa trasnacional huebiera entendido perfectamente que hay un mes para planear los nuevos productos, atender a los proveedores y establecer los parámetros como el porcentaje de venta y la línea de crédito, pero la realidad era completamente otra. La manera de quitarse a la gente de encima es mandarlos al mes siguiente, lo cual en parte me molesta mucho puesto que ni siquiera escuchó lo que tenía que decirle, simplemente se cierra a pensar que si todo está “bien” para que modificarlo?.

Después de esa experiencia surrelista, decídí visitar a más negocios dentro del ramo, encontrando que la gran mayoría escuchaba lo que tenía que decir, pero nadie quería tomar la desición de aceptar el producto (cosa sencilla de hacer puesto que solo sería una muestra y a consignación, así que lo único que tenían que poner de su parte era disposición), no los culpo por no querer intentar, al menos pusieron atención en lo que tenía que decir, ya si no quieren como dice el dicho, “a fuerza ni los zapatos entran”.

Lo que me sacó el tapón fué un sujeto que era víctima completa de la ignorancia, llegué a un muy desaliñado local y el dueño estaba cortándole el pelo a un señor, con toda la educación posible le hablé sobre mi producto, sus beneficios y como lo único que tenía que hacer era probarlo, si se vendía me pagaba si no solo recogería mi producto, no tenía nada que perder “sin compromisos”. Por fin accedió de no muy buena gana, pero yo me remití a h acer lo que se, dejar el producto y hacer una nota de remisión por el valor total de la mercancía a consignación ($60 pesos), le pedí su nombre y su dirección y seguido lo anoté en mi nota. Para finalizar la transacción le pedí que me regalara su firma, vió la nota y dijo “porque tienen precio” y yo amablemente le contesté “es el precio del producto”, lo cual lo hizo ponerse histérico “no queiro nada, no quiero nada” yo le explicaba pacientemente que era a consignación, que not enía que pagarme nada a menos que se vendiera, pero el sujeto seguía terco, histérico y cerrado.

Sin decir una palabra tomé mis cosas y me fuí, es la primer persona que no agradesco por su tiempo ni le dejo una tarjeta y francamente me dejó muy molesto. Es increíble que en una ciudad cosmopolita como Guadalajara haya personas que no tengan idea de lo que es una nota de remisión o un proceso de consignación!, la ignorancia hace que esta sociedad vaya desmoronándose lentamente y para acabarla la gente no es precisamente amable, todo lo contrario.

Cuando no hay dinero, pero hay disposición todo es posible, poco a poco las cosas se dan, sin embargo cuando la gente si tiene dinero, pero no lo queiren dejar ir por miedo o inseguridad las cosas van a seguir como van, mercados ajustados, clientes morosos, mentalidades cerradas, productos chinos al por mayor y ese miedo generalizado de ir a la bancarrota (lo cual no es tan maléfico como parece).

No se que proponer, esta vez quiero que me propongan, yo solo cuento mi parte como una historia que se repetirá mucho para los nuevos jóvenes empresarios (no solo de Guadalajara), apra que tengan cuidado sobre los conflictos que enfrentarán.

Otra nota importante, chequen los blogs más visitados, o son de humor, noticias de los famosos o hipótesis ridículas de conspiración, los blogs de negocios… bueno solo vean el contador (no queire decir que este sea el blog que el mundo espera, pero simplemente nadie busca esto en internet)

Published in: on enero 21, 2009 at 4:29 pm  Dejar un comentario  

Qué? vs Cómo?

Una gran parte de nuestro tiempo libre lo dedicamos a preguntarnos qué’s?

Qué debo hacer?, Qué productos debo sacar?, Qué quiere el mercado?, Qué me hace falta?, Qué tengo que comprar?, Qué libro leer?, etc, etc, etc.

Solemos quedarnos inmersos ante la espectativa de que es lo que se debe hacer, y pasamos horas y horas tratando de encontrar la idea maravillosa que resuelta la interrogante, sin embargo muyn rara vez llega.

Sin embargo el mundo está repleto de que’s solo es cuestión de abrir los ojos y la respuesta saltará a nuestros ojos:

Qué producto tengo que sacar para hacerme rico? – La cura del sida.

Qué tengo que hacer para solucionar los problemas que trae la crisis? – Atrae más mercado.

Qué sistema tengo que seguir parea tener ideas creativas? – Aquel que no has probado.

Qué debo ahcer para bajar los costos? – Eficientar.

Si van captando la idea, los qué’s? es lo más fácil de contestar, el verdadero problema es el cómo?. Un verdadero empresario no se hace preguntas qué’s? se hace pregutnas cómo’s?. Los qué’s? van enfocados a una idea maravillosa que nos saque de todos problemas (no existe) los cómo’s? van más enfocados a hacer de un proceso cualquiera, un proceso excepcional.

Tomemos los qué’s? que ya tenemos, y transformémoslos en cómo’s? tarde o temprano las soluciones creativas irán lelgando poco a poco e irán enriqueciendo nuestro proceso de crecimiento. Saber que hacer es relativamente sencillo, el camino para lograrlo es donde yace la clave.

Qué debo hacer para ser rico? – Dejar de preguntar qué y cambiarlo por cómo?

Published in: on diciembre 14, 2008 at 1:02 am  Dejar un comentario  

Competencia: mala?

La queja número de uno de cualquier emprendedor es la competencia. Mal tarda un nuevo producto en salir al mercado cuando la competencia empieza a brotar debajo de la tierra como hongos en verano y como buena competencia seguramente serán más baratos, tendrán canales de distribución mas fuertes o una imagen más sólida.

El que una empresa genere una fuerte competencia suelen ser malas noticias para la gran mayoría de las personas, sin embargo es completamente lo contrario. Con un enfoque distinto seremos capaces de ver la realidad y tener más esperanzas para un futuro.

He aqui un número de principios con respecto a la competencia que no debemos olvidar:

  • El que pega primero pega dos veces: Normalmente el consumidor fiel (el que nos interesa) se enamorará del primero producto que salió al mercado y le llenó esa necesidad o deseo que teníoa, siendo los demás “una copia barata del original”. Este tipo de consumidores le dan mucha importancia a auella empresa que les ofreció el producto que tanto estaban buscando.
  • Si tienes competencia, algo estás haciendo bien: Más que malas noticias, el tener competidores nos indica que la nuestra fué una excelente idea, por ello lo imitan. Si sacáramos cianuro bebible seguramente nadie hará la competencia.
  • La competencia es una oportunidad para el benchmarking: Si la competencia está teniendo más empuje que nosotros podemos estudiarla a fin de que nos de pautas que podamos aplicar en nuestra propia empresa, ya sea un precio más adecuado, una imagen más amigable y promociones especiales de venta. Sin caer en el absurdo de la copia, el benchmarking nos dará la visión que necesitamos para mejorar nuestra propia empresa, ya que en general, la competencia hace mejor lo que nosostros peor.
  • Mayor participación de mercado: Cuando el producto es novedoso nuestra competencia ayuda a llegar a consumidores potenciales que no habíamos tenido en cuenta, al ellos tratar de captar más clientes nos generará más interés en el mercado por el producto (no en la marca) así los nuevos clientes que ellos trataron de atraer, podrían terminar comprándonos a nosotros.
  • Si no puedes con tu enemigo, únetele: En el caso de que la competencia sea demasiado dura, se puede llegar a un acuerdo y maquilarle producción o distribuirle. En los negocios el ego está de más, y cuando la competencia arrasa con nosotros, es una oportunidad para unirnos a ella y sacar provecho de sus estrategias, dejándole los costos de promoción y labor de venta a ellos y encargándonos solamente de la producción.
  • La unión hace la fuerza: En caso contrario de que nuestra competencia sea fácilmente aplastable, en vez de destruirla se puede llegar a un acuerdo para que trabajen para nosotros, de esta manera se ahorrará en gastos de producción y empleados, comprando solamente lo que ya tengamos vendido.
  • La competencia no es solo para nosotros: Aún si tenemos o no competencia, es factible hacer un “join venture” (asociación con otra empresa que esté en un giro comercial completamente diferente), para ayudar a esa empresa a luchar contra su competencia, la ganancia es la promoción de nuestro producto sin temor a que esa empresa nos haga la competencia puesto que petenece a otro rubro.

Como se puede ver, es cuestión de ser creativos y ver el panorama de distinta manera, si todos compiten con el mismo producto a los mismos precios sería una carnicería, pero si  nos salimos del entorno es posible salir con una neuva estrategia que diferencie nuestra empresa de las demás, y de esta manera enfocarnos a un nuevo nicho de mercado.

Published in: on diciembre 1, 2008 at 8:29 pm  Dejar un comentario  

“Perder credivilidad es mas fasil de lo ke parese”

Me duelen los dedos por escribir con tanta falta de ortografía sin embargo creo que cumple su cometido; llamar su atención de una mala manera.

Es increíble como en el mundo de los negocios alguien te puede dar “mala espina” porque simplemente a la hora de atender tu llamada usa muletillas, palabras altisonantes y/o usan un léxico inapropiado. De la misma manera, yo jamás pondría mi dinero en un banco del cual recibo cartas con faltas de ortografía.

Una correcta ortografía y léxico van estrechamente ligados a una buena educación y a cierto nivel de inteligencia, por lo que prestarle poco interés a ello puede resultar en un error fatal. Más vale contratar a alguien exclusivametne para dar informes que tenga una voz tranquila y use un léxico apropiado a poner al primer candidato que nos cobre barato para eso.

En mi experiencia yo he perdido muchos proveedores porque su servicio fué malo y un gran indicador es que cada vez que llamaba me contestaban personas poco informadas del negocio, usaban molestas muletillas como “ira” y “edá” además de utilizar pésimamente palabras como “ocupar” (un mal muy “Jalisquillo”). No solo eso, cuando el repartidor se presentaba su olor era repugnante, su cabello digno de cualquier pandilla de zonas bajas y casi siempre vistiendo una camiseta sin mangas, el cual no ponía ni un poco de atención en las especificaciones de entrega ni en la presentación de documetnos fiscales (las facturas las sacaba arrugadas de su bolsillo), esto me hacía pensar que el producto que estaba pidiendo tenía tanto cuidado en su manufactura como las personas que laboraban en la empresa, por ello sus servicios ya no fueron más requeridos.

Este es un error común, le prestamos poca importancia al personal que labora en los trabajos más simples de neustra empresa, esperando que el cliente se quede solamente con la presentación del producto y no se fije en la presentación del personal. Para muestras basta un botón, yo soy cliente de agua embotellada Ciel y los repartidores vienen correctamente uniformados, saludan, entran a dejar el producto e inmediatamente se salen a esperar la paga. A este tipo de personas por lo regular no nos cuesta trabajo abrirles las puertas de nuestro domicilio, pero a un muchacho desaliñado de pésima higiene no nos es tan sencillo dejarle pasar.

Lo mismo pasa con los microempresarios que queremos hacer todo, hay veces que vamos a entregar mercancía en las peores fachas y con el carro sucio, creyendo inocentemente que la clientela pasará por alto estos detalles, pero estamos en un terrible error. Todo lo que hagamos o dejemos de hacer es vigilado de cerca por el consumidor, y a la más mínima falla hay muchos otros competidores de donde echar mano.

Mi consejo del día: Dedicarle el correcto tiempo y esfuerzo a las llamadas y correos que mandamos, así como contratar personas completamente adecuadas para el trabajo aunque nos cueste un poco más, de otra manera perderemos mucho más que un simple sueldo.

Published in: on noviembre 24, 2008 at 6:35 pm  Comentarios (4)  

La mano que esgrime la espada.

Hay un antiguo proverbio que dice “la espada no es tan importante como la mano que la esgrime”, de la misma manera en el mundo actual “el giro del negocio no es tan importante como la cabeza que lo dirige” en otras palabras la idea del negocio puede ser brillante, pero con una mala administración estará condenado a la tumba en poco tiempo.

Durante años, el hombre promedio se cuestiona varias veces en su vida cuál será un giro innovador para poner un negocio el cual les asegura una vida solvente, pero la gran mayoría pasan el tiempo esperando por esa “gran idea” mientras que otros (la gran minoría) descubren una necesidad en el mercado, la satisfacen con un producto o servicio y con una correcta administración al cabo de un par de lustros obtienen una gran empresa sólida y unas cuantas plazas para empleados disponibles.

No existe la fórmula infalible del negocio, pero si existe la fórmula infalible del fracaso, la cual es sumamente extrensa: mala planeación, poco flujo de efectivo, corto capital de trabajo, mala calidad, etc. Es menester del emprendedor, saber que todo negocio tiene riesgos y enfrentarlos con valor en vez de pensar sobre que negocio está libre de riesgo (si lo encuentran me llaman ok?), más vale ser realistas y hacer todo lo posible por enfrentar los riesgos de manera creativa que simplemente “esperar la oportunidad pacientemente” porque el mundo siempre tiene una buena excusa que dar para no emprender: Los chinos, el terrorismo, la guerra y más recientemente la famosa crisis, siempre tenemos situaciones adversas y esperar a que sanen es de gente mensa (menso significa “medible” o “corto de mente” solo piensen en la palabra antagónica; inmenso, y lo contrario les dará el verdadero significado de la palabra).

El consejo del día es la correcta planeación, no necesitan ser administradores de empresas o ingenieros industriales par poderlo llevar a cabo, es más sencillo: Analizar los costos, conseguir el dinero, hacer una proyección de ventas basados en ventas históricas y lelvarlo a cabo minuciosamente guardando capital de trabajo para imprevistos, próximamente ahondaré en el tema.

Published in: on noviembre 19, 2008 at 3:05 pm  Comentarios (4)  

El dragón y la princesa

Hablando con viejos amigos y ex compañeros de estudio, me he percatado con cierto asombro de una serie de factores que parecen atarlos a todos. La gran mayoría ve a su trabajo como un “alguien tiene que hacerlo”. Es impresionante ver como la gran mayoría de estas personas, literalmente viven para su fin de semana, que es cuando pueden ser ellos realmente (y donde claro está, desembolsan gran parte de sus ganancias acumuladas durante la semana a manera de autocomplacencia).

El ciclo se repite: -”Hola XXXXX cómo estás?- -”Pues aqui chambeando, que se le puede hacer?”. Es rarísimo que alguien grite con alegría “mejor no puedo estar!”, por el contrario todos los demás parecen estar dispuestos a aceptar su destino de trabajar en algo realmente aburrido y de poca retribución, puesto que es mejor que nada. En verdad es triste ver a estas personas como princesas raptadas y custodiadas por un dragón en la torre de un castillo inexpugnable y que ven el sueño de tener su propio engocio como el galante cabalelro de armadura que vendrá a ponerle fin a su sufrimiento.

Error número uno, el que espera los famosos buenos tiempos, el ahorro, la idea o demás cosas para poner o desarrollar su propio negocio, jamás dejará de ser la princesa atrapada en la torre del castillo, puesto que el negocio (al empezar sobre todo) en rara ocasión representa una alternativa de mayor ingreso económico rápidamente, por lo que los que se atreven a hacerlo, duran un par de meses y resignados vuelven a la vida de empleados derrotados y sin aspiraciones.

Qué hacer? bien de acuerdo a mi experiencia, la retribución económica nunca es suficiente si el camino no es agradable. Ejemplos? Claro! si yo les pagara 1,000 pesos al día por verlos comer estiércol de cerdo (perdonen lo gráfico del ejemplo, pero realmente no encontré algo más descriptivo), seguramente algunos tomarían el divertido empleo por un par de días, semanas o incluso un par de meses, pero eventualmente dejarían el oficio para hacer cualquier otra cosa menos desagradable. Es aqui donde formulo mi hipótesis (que en realidad es casi como una ley, pero me gusta decir que encuentro respuestas por mi mismo), es preferible ganar poco desempeñando una actividad placentera que ganar los millones en actividades que no ofrecen un desarrollo espiritual. Piénsenlo, si les pagaran por comer, besar, ver televisión o cualquier cosa que disfruten, necesitarían algo más?.

Esto podría ser la definición de utopía y creo que por solo mencionarlo he de haber perdido el interés de uno o dos lectores de manera inmediata, sin embargo mi punto no es ser idealista, sino solo el ejemplificar que el trabajo tiene poco que ver con la remuneración económica y tiene más que ver con la realización espiritual (y no me refiero a religión). Si mi punto no tuviese validez, la palabra “voluntario” no existiría en el diccionario.

Ya encaminándonos a terrenos más realistas es necesario entender varias cosas:

  • No somos lo que estudiamos o dejamos de estudiar: Nuestro yo es un ser mucho más profundo y lleno de habilidades conocidas y desconocidas que lo que cualquier título (o falta de él) pueda llegar a definir.
  • Para definir metas y objetivos se tiene que empezar por sueños: Los sueños nacen de nuestros deseos y provienen desde dentro. Los anhelos de dinero deben de ir de la mano con una actividad en la que nos sintamos cómodos y que deseemos hacer aún si no percibiéramos una remuneración. Es más importante ir de aceurdo con nuestros sueños que vender nuestra alma y/o cuerpo a cualquier fin de obtener dinero, ya que con él intentaremos subsanar el daño que el mismo trabajo nos ocasiona.
  • El dinero no está escaso: El dinero es un bien, y se comporta como toda la demás materia, no puede destruirse ni crearse de la nada, solo se transforma. Si la gente no cree tener diner, eso se va a manifestar en el mundo real (esto no es brujería ni magia, si alguien cree que no tiene dinero, pues por ende no lo gastará). Entendiendo esto, sabremos que siempre hay dinero disponible, solo hay que saber llegar a él.
  • El que espera, desespera. El momento para hacer las cosas es ahora, no mañana. Si bien vender desayunos a la media noche es estúpido, lo es más el esperar “la mañana perfecta” para iniciar con el negocio. El ser humano transforma su realidad, esperar con los brazos cruzados solo nos hará entrar en la desesperanza y esto a buscar un empleo mediocre.
  • Necesitamos mucho menos de lo que creemos: Esto es una gran verdad, solo busquen a amigos o familiares de mejor o peor esfera social y verán que nunca les alcanza el dinero para lo que quieren. Es ideal hacer una introspección de nosotros mismos y evaluar lo que realmetne necesitamos y sin caer en el conformismo buscar una alternativa viable que satisfaga dichas necesidades de una manera eficiente.

Todo esto suena fácil, pero requiere de un gran nivel cognitivo para ponerse en práctica, cuántos de ustedes están pensando en este momento “hay que sufrir para merecer”?, yo por otro lado les digo que Michael Phelps no ganó todas esas medallas porque tiene que hacerlo, él es nadador por su gusto, por su pasión y de que requeire un poco de sacrificios pues si, pero es mayor la satisfacción que le otorga su profesión que viene del corazón, ya que realmente disfruta lo que hace.

Piensen en que les gustaría hacer el resto de sus vidas y después pregúntense como hacer dinero con ello. Tal vez la respuesta dure algo de tiempo en llegar, pero mientras esperamos, que mejor que una buena dosis de paciencia y fé.

Published in: on noviembre 16, 2008 at 9:09 pm  Comentarios (4)  

Del sueño al hecho.

Ser empresario, o al menos el comienzo, para mi fué algo muy diferente al proceso “natural” en el cual un joven emprendedor tiene un sueño y después de una extenuante planificación lo hace real. En mi caso fué una “broma” lo que me llevó a ser empresario. Todo empezó cuando mi hermana (la propietaria original) se cambió de ciudad para vivir con su esposo e hijos y puso a la venta su negocio. Mi hemana tenia poco tiempo de tenerlo y como quería traspasarlo rápido lo puso a un precio muy razonable, a lo que yo dije en tono burlón “a ese precio hasta yo te lo compro”, fué ahí donde comencé sin saberlo a ser emprendedor.

Por azares del destino, ahora tengo más de 5 años de ser empresario, muchos cambios han habido así como experiencias gratificantes y experiencias difíciles, sin embargo he sido capaz de sobrevivir mucho más tiempo del que dura “viva” una microempresa en México. Secreto? gastos fijos nulos/bajos.

Muchos amigos se han acercado a mi para pedir consejo acerca de como poner un negocio, me presentan la idea novedosa, el presupuesto inicial y el plan de trabajo, y yo con mi corta experiencia en un instante me doy cuetna que están planeando todo en las nubes. La gran mayoría no toma en cuenta ni siqueira un 40% de los gastos iniciales de une empresa o el tiempo y trámites que les tomará hacerla realidad. La verdad es que en la universidad jamás nos enseñan de manera práctica como hacerla, puesto que aqui se acostumbra que los padres apadrinen el pequeño negocio del hijo de acuerdo a sus experiencias, sin embargo los que se avientan solos, están realmente desprotegidos hacia el entorno hostil al que se enfrentarán.

Como huérfano de padre, mi mayor inspiración para llevar a cabo el negocio fué mi hermano, quién me fué dando pequeños consejor pero muy prácticos para poder crecer o mantenerme a flote en los tiempos difíciles. Sin embargo yo he visto que mis compañeros que se han arriesgado a poner negocio propio han quebrado en menos de un año y el patrón se repite constantemente: los costos fijos los devoraron.

He aqui mi gran secreto para mantenerme a flote pese a las circunstancias difíciles, mi grado 0 de gastos fijos. Es ideal pensar que siendo nuestro propio jefe llegaremos a nuestra enorme oficina (a partir de las 12 pm), hojearemos algunos papeles, firmaremos un par de cheques y cerraremos un par de tratos millonarios para dejas a todos los empleados encargados de nuestro trabajo para asi poder lelgar temprano a casa a descansar y disfrutar de una hermosa vida. Sin embargo, el ser empresario en México y más concretamente en Jalisco de galamoroso no tiene nada. Yo soy el obrero, encargado de cobranza, el agente de ventas, el director y todas y cada una de las áreas de la empresa, no tengo secretaria ni oficina, toda mi maquinaria se encuentra en mi casa y me vehículo “de carga” es el mismo que me transporta en mis tiempos libres. Es por esto que he sobrevivido tanto tiempo, cuando llegan las vacas flacas no tengo que pagar ningún sueldo, renta u honorarios, solamente se que tengo  que aherme el ánimo a no gastar en un tiempo, por el contrario los que comienzan con una oficina y empleados a su cargo, a la primera racha mala se ven forzados a cerrar puesto que no pueden liquidar todos los gastos fijos que genera la empresa mes con mes.

Obviamente esto solo aplica para una microempresa, ya que la palabra crecimiento va ligada a la palabra delegar. Así es, entre más crecemos, menos actividades podemos hacer por nosotros mismos ahí es cuando es necesario crecer, no antes. Si el negocio “nos lo exige” adelante, crezcamos, pero si no se necesita para qué?.

En verdad que de glamoroso no tienen nada, mi automóvil es viejo mis ganancias pocas y mi estilo de vida es muy austero. Sin embargo mi tirada no es a corto plazo ni a mediano, en el largo plazo es cuando los empresarios empezaremos a poder disfrutar de los frutos del negocio (siendo brutalmente general) y no antes. Tocando este tema, lo más difícil para un joven emprendedor es tener el temple y la cabeza fria para soportar como todos los compañeros y amigos empleados empiezan a subir más rápidamente que uno, todos empiezan a comprar carros nuevos (a crédito) casas (a crédito) y a casarse (el crédito más engañoso del mundo) cuando nosotros como empresarios apenas tenemos dinero para salir por una cerveza entre semana. Sin embargo todo tiene su recompensa, los que perciben ingresos de empleado “altos” se acostumbran al buen vivir, y cuando llega una crisis ya no saben ni que hacer puesto que tienen dedudas por todos lados y no pueden bajar su estilo de vida (estoy siendo brutalmente general de nuevo) siendo lo opuesto para un emprendedor que está acostumbrado a la austeridad.

No trato de satanizar ni el camino del emprendedor ni del empleado, simplemente los 2 tienen variables que considerar, lo cual no hace la mayoría de la gente. Lo que aqui trato de ejemplificar es que si van a ser emprendedores lo mejor es estudiar bien tanto el macroambiente como el microambiente, hacerse el ánimo a vivir un largo tiempo en la austeridad y estar constantemente adaptándose a los embates del destino, así como no hacer gastos innecesarios. Por otra parte, para los que elijan el camino del empleado una palabra les vendría bien: Ahorro. El crédito está hecho para los que no saben ahorrar ni pensar a futuro (la gran mayoría de no solo el país sino el mundo entero), los que saben comprar lo hacen de contado mediante el ahorro constante y sabiendo diferenciar entre una inversión y un gasto.

Son tiempos difíciles, pero no imposibles. Es menester de nosotros encontrar soluciones y no entrar en pánico, al fin de cuentas todo sale bein mientras tengamos la cabeza fria y sepamos tomar desiciones.

Ánimo a todos :D

Published in: on noviembre 14, 2008 at 2:30 pm  Comentarios (12)  

El marketing en la era del “no, no gracias”

Qué difícil es abrir nuevos mercados cuando todo el mundo trae tatuado en la frente un “no, no gracias”. Es perfectamente comprensible de parte del consumidor, puesto que todo el día nos están bombardeando con constantes llamadas y/o visitas para ofrecernos X o Y producto o servicio (en especial los bancarios), que casi siempre no necesitamos o queremos.

Definitivamente en México y en especial Guadalajara, las personas tienen cada vez menos apertura a aceptar conceptos nuevos. En una sociedad tan tradicionalista, ofrecer un producto o servicio inovador es para valientes en verdad. Todos dirán “que buena idea” sin embargo los que lo compren serán muy pocos. A mi punto de vista, esta tendencia al rechazo de nuevas propuestas no es solo porque si, hay una pésima imagen detrás de las neuvas ideas que fundamente este contínuo rechazo por parte del mercado. Pongámonos a pensar en los infomerciales que todo el día están siendo transmitidos por los canales tanto de televisión abierta como de paga. La gran mayoría de los productos que se ofrecen, de antemano sabemos que no van a funcionar en lo absoluto, o al menos en un 50%, sin embargo la gente los compra, los prueba y se convence de que hicieron una pésima compra. El negocio de los infomerciales es jugar con la esperanza de las personas, ofreciendo productos de manufactura económica que no realicen ningua de las labores supuestas optimamente, pero como los productos tienen que ver con personas de baja autoestima (principalmente aparatos para hacer ejercicio, quemas reductoras y demás porquerías) casi nunca reclaman su reembolso, lo que crea un sentimiento de inconformidad hacia los productos que se anuncien como “novedosos”.

Por otra parte, están nuestros amigos los bancos, que son capaces de llamar 400 veces al domicilio de alguien para ofrecerle un seguro de vida/auto, una tarjeta extra, una promoción o cualquier otra cosa no solicitada, en verdad es tanta la insistencia que he llegado a conocer personas que aceptan los servicios con tal de no estar recibiendo llamadas indeseables todo el día. Esto también contribuye a que las personas ya se encuentren en un estado de ánimo “de malas” cuando alguien los aborda para ofrecer algún producto.

Para finalizar, en cada esquina de la ciudad atacarán sin piedad vende chicles, viene-vienes, limpia parabrisas, aparta aceras y demás escoria de la sociedad que solamente siendo agresivos logran ganarse una nada mercida propina por sus servicios no solicitados.

No siendo los únicos factores, pero definitivamente unos muy ilustrativos es fácil entender la renuencia del mercado por consumir productos que ellos no hayan solicitado. Por esto, las microempresas que no tengan suficiente capital para publicitarse en medios masivos, se encuentran en una “jaque” constante, puesto que llegarles de frente implica romper esas barreras sentimentales y llegar por medios indirectos requiere de un gran capital.

La solución? En verdad no creo que sea la única solución, pero yo he apostado (con buenos resultados) a la publicidad de boca en boca y hasta la fecha no me ha defraudado. El punto flaco de esta técnica es que el servicio o producto ofrecido tiene que tener una calidad constante, el tiempo de desarrollo de esta estrategia es largo y la nueva empresa tiene que tener bajos o nulos gastos fijos mensuales, para poder resisitir la larga curva que esta estrategia requiere.

Cómo funciona? Sencillo, una persona prueba el producto, se siente cómoda con el y lo recomienda a sus amistades, estas a su vez compran el producto y si les satisface le harán promoción con más personas y así sucesivamente. El punto flaco es que una persona contenta con un producto o servicio hablará bien de el a 10 personas, pero una persona descontenta hablará mal a 100 personas. Obviamante las cifras son retóricas, pero el punto es que si haces algo mal, las consecuencias son terriblemente superiores que si haces todo bien, así que hay que ser brutalmetne escrupuloso a la hora de aplicar las estrategias.

Algo más? Es más sencillo tomar algo ya hecho y mejorarlo que hacer algo completamente nuevo. El mercado tiende a aceptar de manera más sencilla los “plus”, que lo que les es completamente nuevo, puesto que les causa incertidumbre.

Published in: on noviembre 13, 2008 at 5:46 am  Comentarios (9)  

Bienvenida

Qué tal, mi nombre es Miguel Barragán y tengo la suerte (o la maldición) de ser un jóven emprendedor/microempresario Jaliciense desde hace poco más de 5 años. En este blog trataré de ilustrar todas mis alegrías, penurias, vivencias y consejos que me ha dado el ser emprendedor (y las que seguramente me seguirá dando) para que de esta manera ustedes y por qué no? yo también, podámos aprender juntos de uno de los sueños más anhelados en un país del tercer mundo: ser nuestro propio jefe.

Bien les agradesco su tiempo de lectura y sus comentarios para enriquecer más este, su blog.

Published in: on noviembre 12, 2008 at 11:50 am  Comentarios (4)  
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.